Press Releases

New trade deal with Mexico, Canada is a boon for small businesses in Florida
By U.S. Senator Marco Rubio
January 18, 2020
Miami Herald
 
While Washington remains deeply divided, that partisan paralysis eased last week with the Senate’s approval of the United States-Mexico-Canada Agreement (USMCA). Regardless of your views on its 26-year-old predecessor, the North American Free Trade Agreement (NAFTA), this new deal makes important changes that will strengthen American workers and deepen ties with our neighbors, while defending and expanding opportunities for dignified work in our country.
 
The Trump administration deserves credit for seizing a unique geopolitical economic opportunity, and Congress rightly rose above partisan sniping to secure a policy change that will make a positive impact.
 
The USMCA represents an important victory for Floridians. It takes important steps to facilitate our state’s trade-based economic growth, particularly among its 3.4 million small businesses, who will benefit from new provisions specifically aimed at assisting them.
 

 
By passing USMCA, the United States has taken an important step in filling out the vision of what a more-balanced international trade regime looks like, one of the most important economic questions of our time. Guarantees of stronger labor enforcement in Mexico will lessen corporations’ tendency to move production south of the border, where laws on the books are often subjectively administered.
 
In general, the deal incentivizes enhanced production of critical domestic industries and should redirect more investment in the United States, while maintaining robust, mutually beneficial trade relations with our neighbors to the north and south — our top two trading partners in the world. And while USMCA is specifically focused on North American trade, it does keep an eye toward China, with explicit provisions to eject any member of the pact should it pursue an unwise free-trade deal with Beijing.
 
No trade deal is perfect, and while many American farmers and ranchers are celebrating, Florida’s fruit and vegetable growers were once again left to fend for themselves. Florida growers deserve an effective, enforceable and durable solution to the problems NAFTA helped impose. While the USMCA will not improve their situation, I remain confident that this administration will continue to look for ways to address significant price distortions in the domestic seasonal and perishable produce market caused by a rising tide of unfair import competition.
 
The USMCA also falls short when it comes to its lack of market-exclusivity protections for biologic drugs, for example, and its relatively short sunset clause of 16 years, pending extensions. But make no mistake — in this deeply partisan era of policymaking, this deal is a substantial victory for American workers and step forward toward realizing a vision of common-good capitalism in our nation.
 
Read the rest here.
 
 
EL T-MEC REPRESENTA UNA VICTORIA IMPORTANTE PARA LOS FLORIDANOS
 
El T-MEC representa una victoria importante para los floridanos
Por el senador estadounidense Marco Rubio
19 de Enero del 2020
El Nuevo Herald
 
Mientras Washington D.C. sigue profundamente polarizado, este parálisis partidista se calmó esta semana con la aprobación en el senado del tratado entre México, los Estados Unidos y Canadá (T-MEC).
 
Independientemente de sus punto de vista sobre el acuerdo anterior, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el T-MEC hace cambios importantes que fortalecerán a los trabajadores estadounidenses y profundizará los lazos con nuestros vecinos. Todo mientras defiende y amplía las oportunidades para un trabajo digno en nuestro país.
 
La administración del presidente Trump merece crédito por aprovechar esta oportunidad geopolítica en la que el congreso de EE.UU. se unió por encima de los disparates partidistas para asegurar un importante cambio de político.
 
El T-MEC en sí representa una victoria importante para los floridanos. El tratado toma medidas significativas para facilitar el crecimiento económico en temas comerciales en nuestro estado, en especial entre nuestras 3.4 millones de pequeñas empresas, las cuales se beneficiarán de nuevas disposiciones destinadas a ayudarlos.
 

 
Al aprobar el T-MEC, EE.UU. ha dado un paso importante en su visión de cómo es un régimen de comercio internacional más equilibrado, una de las cuestiones en temas de economía más importantes de nuestro tiempo. Las garantías de una aplicación laboral más fuerte por parte de México disminuirán la tendencia del traslado de corporaciones al sur de la frontera para sus producciones, donde las leyes a menudo se administran subjetivamente.
 
Por lo general, el T-MEC incentiva una mayor producción de industrias domésticas y debería redirigir más inversión a los Estados Unidos. Todo esto mientras se mantienen unas relaciones comerciales sólidas y mutuamente beneficiosas con nuestros vecinos del norte y del sur, nuestros dos principales socios comerciales en el mundo. Si bien, el tratado se centra específicamente en el comercio de América del Norte, también está con la lupa puesta en China. El T-MEC incluye disposiciones explícitas para expulsar del tratado a cualquier miembro del acuerdo que busque un pacto comercial insensato con Beijing.
 
Ningún acuerdo comercial es perfecto, y mientras muchos agricultores y ganaderos estadounidenses están celebrando, los productores de frutas y verduras de la Florida tuvieron que defenderse por sí mismos. Los productores de la Florida merecen una solución efectiva y duradera a los problemas que el TLCAN impuso. Si bien, el T-MEC no mejorará su situación, sigo confiado en que esta administración continuará buscando la manera de abordar las distorsiones en los precios del mercado nacional de productos perecederos y de temporada. También, confió en que la administración abordará el tema de la creciente competencia desleal en temas de importación.
 
El T-MEC se queda corto en su falta de protecciones en temas de exclusividad de mercado para medicamentos biológicos y su cláusula de suspensión es relativamente corta, de 16 años — pendiente a extensiones. Pero, que no quepa la menor duda, en esta era tan profundamente partidista en la política, el T-MEC es una victoria sustancial para los trabajadores estadounidenses y un paso hacia la visión del capitalismo para el bien común en los Estados Unidos.
 
Lea más aquí.