Sala de Prensa

Washington, D.C. Los senadores estadounidenses Marco Rubio (R-FL) y Bob Menéndez (D-NJ), presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Ted Cruz (R-TX), Dick Durbin (D-IL), Rick Scott (R-FL) y Ben Cardin (D-MD) lideraron una resolución (S. Res. 44) condenando las fraudulentas elecciones legislativas del año pasado convocadas por el régimen de Maduro. La resolución también denunció la falta de elecciones libres, justas y transparentes en Venezuela, así como la continua erosión de la democracia y del estado de derecho en el país. 
 
La resolución también destaca el reconocimiento al Presidente Interino Juan Guaidó como líder de Venezuela en ausencia de un presidente electo democráticamente en el país y también reitera la falta de legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente del régimen de Maduro.
 
Rubio es el Senador de Más Alto Rango del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental, Delincuencia Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer.
 
“Mientras que el régimen narcoterrorista de Maduro continúa redoblando sus esfuerzos por mantener su control ilegítimo del poder, el Senado de EE.UU. está enviando un gran mensaje bipartidista reafirmando su apoyo inquebrantable al presidente interino Guaidó”, Rubio dijo. “Por años hemos sido testigos del deterioro de la democracia en Venezuela. Me enorgullece liderar este esfuerzo bipartidista para denunciar, una vez más, a Maduro y sus secuaces por su rol en socavar el futuro de su país a través de elecciones fraudulentas. No dejaremos de luchar hasta que Venezuela vuelva a ser un faro de prosperidad y de democracia”. 
 
“La Asamblea Nacional es la última institución democrática que queda en Venezuela”, Cruz dijo. “Los atentados en su contra por parte de Nicolás Maduro violentan directamente a la democracia venezolana. Me enorgullece unirme a mis colegas apoyando a los venezolanos que luchan por la libertad y su democracia”.

“Me enorgullece unirme hoy a mis colegas para enviarle un mensaje claro a Nicolás Maduro: los Estados Unidos nunca dejarán de luchar por el pueblo de Venezuela”, Scott dijo. La apariencia de democracia no es democracia y el mundo sabe que las elecciones de Venezuela, coordinadas por el régimen de Maduro, no son más que una farsa. Maduro es un dictador despiadado que asesina y oprime a su propio pueblo. Los Estados Unidos y los países que aman la libertad alrededor del mundo deben continuar su apoyo inquebrantable al presidente interino Juan Guaidó y denunciar el régimen asesino de Maduro. Como Senador de los Estados Unidos por el estado de la Florida, he hecho de la lucha por la libertad en América Latina y en todo el mundo una prioridad y no me detendré hasta que el pueblo de Venezuela vea un nuevo día con democracia”.