Sala de Prensa

Miami, FL — El senador estadounidense Marco Rubio (R-FL) emitió el siguiente comunicado sobre su apoyo de aumentar el monto del Pago de Alivio por el Impacto Económico (EIP, por sus siglas en inglés) a los estadounidenses de $600 dólares a $2,000 dólares:
 
"Estoy de acuerdo con el presidente en que millones de familias de la clase trabajadora necesitan urgentemente ayuda adicional, razón por la cual apoyo el monto de $2,000 dólares en pagos directos a los estadounidenses que luchan durante la pandemia”, Rubio dijo. “Por meses, los republicanos intentaron aprobar un alivio adicional para los trabajadores, las familias y los pequeños comercios, solo para ser rechazados por los demócratas en todo momento. No podemos olvidar que hace meses la presidenta Pelosi y los demócratas rechazaron la oferta anterior de la Administración Trump de $1,200 dólares por adulto y $1,000 dólares por niño. Afortunadamente, por fin, Pelosi deja de retener a las familias trabajadoras como sus rehenes".
 
“Comparto la preocupación de muchos de mis colegas sobre los efectos a largo plazo del gasto adicional, pero no podemos ignorar el hecho que millones de familias de la clase trabajadora en todo EE.UU. todavía necesitan ayuda con urgencia”, continuó Rubio. "El Congreso debería aprobar rápidamente una legislación para aumentar los pagos directos a los estadounidenses a $2,000 dólares".
 
"También estoy listo para trabajar con mis colegas para realizar cambios muy necesarios a la Sección 230 y tomar medidas para asegurarnos que el pueblo estadounidense pueda volver a tener confianza en nuestras elecciones", concluyó Rubio.
 
Rubio introducirá una legislación para mantener las protecciones de la Sección 230 para las pequeñas empresas y las empresas que protegen la libertad de expresión, pero eliminará esa inmunidad general para las empresas de Big Tech que participan en ciertas actividades de moderación, distribución selectiva, o desarrollo de contenido.
 
En junio del 2020, Rubio, junto a la senadora Kelly Loeffler (R-GA) y los senadores Kevin Cramer (R-ND) y Josh Hawley (R-MO) solicitaron que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) revisará la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones y defina claramente los criterios por los cuales las empresas pueden recibir protecciones en virtud de ese estatuto.