Sala de Prensa

El T-MEC representa una victoria importante para los floridanos

Por el senador estadounidense Marco Rubio

19 de Enero del 2020

El Nuevo Herald

 

Mientras Washington D.C. sigue profundamente polarizado, este parálisis partidista se calmó esta semana con la aprobación en el senado del tratado entre México, los Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Independientemente de sus punto de vista sobre el acuerdo anterior, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el T-MEC hace cambios importantes que fortalecerán a los trabajadores estadounidenses y profundizará los lazos con nuestros vecinos. Todo mientras defiende y amplía las oportunidades para un trabajo digno en nuestro país.

La administración del presidente Trump merece crédito por aprovechar esta oportunidad geopolítica en la que el congreso de EE.UU. se unió por encima de los disparates partidistas para asegurar un importante cambio de político. 

El T-MEC en sí representa una victoria importante para los floridanos. El tratado toma medidas significativas para facilitar el crecimiento económico en temas comerciales en nuestro estado, en especial entre nuestras 3.4 millones de pequeñas empresas, las cuales se beneficiarán de nuevas disposiciones destinadas a ayudarlos. 

… 

Al aprobar el T-MEC, EE.UU. ha dado un paso importante en su visión de cómo es un régimen de comercio internacional más equilibrado, una de las cuestiones en temas de economía más importantes de nuestro tiempo. Las garantías de una aplicación laboral más fuerte por parte de México disminuirán la tendencia del traslado de corporaciones al sur de la frontera para sus producciones, donde las leyes a menudo se administran subjetivamente. 

Por lo general, el T-MEC incentiva una mayor producción de industrias domésticas y debería redirigir más inversión a los Estados Unidos. Todo esto mientras se mantienen unas relaciones comerciales sólidas y mutuamente beneficiosas con nuestros vecinos del norte y del sur, nuestros dos principales socios comerciales en el mundo. Si bien, el tratado se centra específicamente en el comercio de América del Norte, también está con la lupa puesta en China. El T-MEC incluye disposiciones explícitas para expulsar del tratado a cualquier miembro del acuerdo que busque un pacto comercial insensato con Beijing. 

Ningún acuerdo comercial es perfecto, y mientras muchos agricultores y ganaderos estadounidenses están celebrando, los productores de frutas y verduras de la Florida tuvieron que defenderse por sí mismos. Los productores de la Florida merecen una solución efectiva y duradera a los problemas que el TLCAN impuso. Si bien, el T-MEC no mejorará su situación, sigo confiado en que esta administración continuará buscando la manera de abordar las distorsiones en los precios del mercado nacional de productos perecederos y de temporada. También, confió en que la administración abordará el tema de la creciente competencia desleal en temas de importación. 

El T-MEC se queda corto en su falta de protecciones en temas de exclusividad de mercado para medicamentos biológicos y su cláusula de suspensión es relativamente corta, de 16 años — pendiente a extensiones. Pero, que no quepa la menor duda, en esta era tan profundamente partidista en la política, el T-MEC es una victoria sustancial para los trabajadores estadounidenses y un paso hacia la visión del capitalismo para el bien común en los Estados Unidos. 

Lea más aquí.