Sala de Prensa

Miami, FL — El senador estadounidense Marco Rubio (R-FL) habló con Tomás Regalado en Encuentro 2020 sobre la pandemia del COVID-19 y otros temas. 

Específicamente, Rubio habló sobre el Programa de Protección de Pago Cheques (PPP, por sus siglas en inglés), proyecto de autoría del senador. También, habló sobre la reapertura del país tras la pandemia por el COVID-19.

Senador usted es el presidente del comité de pequeños negocios del senado de los Estados Unidos de América. Los pequeños negocios son ahora los que más problemas tienen y son la columna vertebral. La primera pregunta sería, ¿habrá más ayuda para estos pequeños negocios? ¿Está pensando en otro paquete económico dónde estamos en este momento? 

“Yo pienso que es necesario más ayuda. Te diré que en el pasado, en abril se perdieron más de 20 millones de trabajos en este país. Una cifra de desempleo la más alta desde La Gran Depresión de los años 20. Imagínese si no hubiera existido el programa para los pequeño comerciantes llamado PPP que en este momento está manteniendo entre 40 y 50 millones de trabajos desde ahora hasta que se termine el programa. No me lo puedo imaginar. Así que obviamente eso es un préstamo, eso es una ayuda pero dura 8 semanas. Y sabemos que que van a existir restricciones por un largo plazo de algún tipo. Hay muchos que no van a poder regresar [a trabajar] por un tiempo. Así que yo creo que es necesario. No simplemente ampliarlo a que llegue a más negocios, sino también algunos de ellos [durante] un período más largo pero ahora se está planteando”. 

Pero ahora también se está planteando Senador Rubio que debe ser diferente. Que deben haber ayudas para los estados, para las municipalidades, para los condados. Pero evidentemente usted tiene razón ocho semanas, aquí por ejemplo en el Sur de la Florida se están comiendo el dinero algunas de las empresas que recibieron dinero para mantener pagándole a los empleados. Entonces estamos en en un cash-running-thru como dicen. ¿Como usted visualiza la próxima ayuda para los pequeños negocios y los desempleados? 

“Bueno yo creo que hay tres diferentes componentes. Hablando de los pequeño comerciantes, hay algunos que van a empezar a funcionar pero no al cien por ciento. Por ejemplo un restaurante que le permitan tener un 25% de capacidad le va hacer falta ayuda. No simplemente para pagar a los empleados sino poder sobrevivir y operar durante esta época de restricciones. Van a haber otros [pequeños negocios] que van a seguir cerrados o acaban de ser cerrados por diferentes razones que les va hacer necesidad mantener a sus empleados y no tener que darle de baja. Y también va a existir el sector público. Yo no estoy a favor que se les de dinero a entidades gubernamentales como estados o comunidades que tengan una gran deuda por decisiones que se hicieron irresponsablemente en el pasado. Pero eso es distinto a las operaciones básicas de un municipio, como bien sabes pues fuiste alcalde por tanto tiempo. Aquí es imposible mantener el orden en este país si no existen la policía, bomberos, el departamento de agua, el departamento de la basura y todo lo demás. Esos servicios básicos van a ser afectados si no se les da alguna ayuda a los municipios y estados afectados. Así que para mí esos son los tres componentes más importantes, obviamente hay otras industrias como la del turismo que se va a demorar mucho en recuperarse”. 

Senador a mí me llamó la atención que un grupo de congresistas demócratas de la cámara le escribieron al gobernador De Santis pidiéndole hace solamente unas horas unos días, que no abriera el estado. Es algo inusual porque no he visto a otros congresistas, a otros miembros del senado diciéndole a gobernadores demócratas o republicanos no abras. Yo no sé si esto se está politizando un poco. ¿Como lo ve usted? Porque a mí me parece que el estado de la Florida tiene seis personas fallecidas, y una muerte es mucho, por cada 100,000. Nueva York 94 por cada 100,000 estamos al igual que California. No entiendo verdaderamente porque tenemos que permanecer cerrados como economía aquí. 

“Es un momento para acordarnos de porque se hicieron las restricciones desde un principio. Aquí al principio, cuando se le pidió al pueblo se quedaran en casa fue no porque íbamos a tener 0 [fatalidades] obviamente una muerte es mucha, una infección es mucha pero nunca prometimos 0 [fatalidades] eso imposible. Nadie puede prometer eso hasta que no exista una vacuna. Lo que se habló es que no podíamos permitir que las cifras de infecciones [crecieran] muy rápido porque entonces los hospitales no iban a poder lidiar con esa cantidad el pacientes. Y ya hemos visto que eso se ha controlado a cierto nivel por dos razones: porque las personas se quedaron en sus hogares y porque los hospitales también aumentaron su capacidad. Pero ahora tendrá que llegar el momento, lo que tenemos ahora no es sostenible. Y no podemos esperar que esto sea cero por ciento hasta que exista una vacuna. Así que en algún momento va tener que haber algún tipo de apertura con algunas restricciones y tenemos que monitorear eso hasta que llegue el momento en el cual exista la vacuna. Y si en cualquier momento, en ese período que estamos esperando [la vacuna] existe una amenaza de nuevo que la cifra [de infectados] está creciendo muy rápido es posible que tengan que imponer de nuevo nuevas restricciones. Pero lo que no podemos hacer es quedarnos en la situación que estamos ahora por un periodo de 18 a 20 meses. Eso no es sostenible, es imposible, no se puede hacer”. 

Senador desde el punto de vista del Sur de la Florida West Palm Beach, Broward, se quieren divorciar del condado Miami-Dade diciendo eso es un problema de ustedes. El viernes se anunció que el 18 se abren algunos negocios. Aquí usted como el senador de más antigüedad, el más joven, pero de más antigüedad en el estado de la Florida, qué mensaje tiene precisamente como presidente de ese comité de pequeños negocios para esa persona, para esos pequeños negocios que están cerrados. Algunos van a abrir a media capacidad, para los desempleados que han tenido problemas accediendo a los beneficios. ¿Qué podemos esperar de Washington y qué mensaje le puede dar usted a ellos?

“El primer mensaje es que hay que reconocer que son momentos sumamente difícil y que no le  voy a mentir, aquí no hay una solución fácil. Esto es una [situación] en la que tenemos que cooperar, como si aquí no hubiera una vacuna hasta diciembre del 2021 ojala que no sea así. Ojala que sea antes, entonces estaríamos todos muy contentos. Pero hay que pensar de esta manera, esto no es un problema de corto plazo, esto no es un problema de dos a tres meses. Vamos a tener esta amenaza por un tiempo prolongado. Y lo que tenemos que hacer aquí son dos cosas: número uno, buscar la manera a través del nivel federal, pero también estatal y local de proveer la [mayor] ayuda posible para subsanar, no eliminar, pero subsanar mucho del dolor económico que se está creando. Y por otra parte, de manera responsable, permitir ciertas actividades que empiecen de nuevo. Vuelvo a lo que he dicho anteriormente, aquí no podemos eliminar este riesgo mientras que no exista una vacuna. Lo que podemos hacer es limitar el riesgo, contener ese riesgo, como hacemos con muchas cosas en la vida. Esto es sumamente difícil, sin duda y no hay una solución fácil. El que te diga que hay una solución fácil te está mintiendo y el que te diga que esto va a pasar en dos o tres meses otra vez también están mintiendo. Así que entiendo que esto es difícil pero lo más importante en este momento difícil es que los oficiales públicos que tienen acceso a la información le hablan honestamente, abiertamente al pueblo de lo que estamos enfrentando y lo que vamos a pasar y lo que es y lo que hay que hacer para llegar a lo que todos queremos llegar que es la normalidad.”