Sala de Prensa

El senador estadounidense Marco Rubio (R-FL) habló con el Licenciado John Quiñones y el Dr. Gabriel Salguero en De Frente de Acción 97.9 FM sobre las prioridades de Rubio como senador de la Florida, sobre la legislación de Rubio para combatir la crisis del fentanilo en EE.UU., sobre la inflación abrumadora bajo el gobierno Biden y sobre el tema migratorio. 
 
Una transcripción levemente editada de la entrevista está a continuación.
 
Sobre las prioridades de Rubio como senador de la Florida
“Bueno, para mí, la responsabilidad primordial es proteger a este país en un momento de tanto cambio a nivel mundial y obviamente a nivel también aquí a nivel nacional donde tenemos un problema muy grave. 
 
“Primero: tenemos una extrema izquierda en este país, porque no se trata de liberales, se trata de miembros de la extrema izquierda que simplemente van a destruir a este país si no hacemos algo. Están utilizando las escuelas para adoctrinar a los niños, están permitiendo que el país sea inundado con inmigración ilegal, con droga y todo lo demás. Y entonces, si te opones a ello, te censuran en las redes sociales, te llaman racista, incluso tratan--a veces--que te boten del trabajo, ponen una presión horrible. Entonces eso es una cosa muy difícil. 
 
“Segundo, tenemos una economía que no está funcionando. Aquí se habla todos los días, están celebrando cosas en la Casa Blanca pero es que la inflación en el país--específicamente en la Florida--se ha disparado de una manera peligrosísima. Las personas lo están viviendo a diario. El costo de la comida, el costo del combustible, el costo de la vivienda y todo lo demás. 
 
“Encima de todo eso, tenemos a nivel mundial lo que estamos viendo ahora, una alianza entre China, Rusia, Irán y países como esos que buscan también dominar el mundo. Poniendo en peligro la libertad mundial, no solamente de EE.UU. sino también de nuestros aliados. Así que para mí, esas son las tres cosas que más tenemos que enfrentar: el esfuerzo de querer destruir este país desde adentro, los problemas económicos que estamos enfrentando y obviamente a la misma vez los retos que tenemos a nivel mundial”.
 
Sobre la legislación de Rubio para combatir la crisis del fentanilo en EE.UU.
“El fentanilo es un veneno. Es básicamente una medicina que solamente está supuesto a ser utilizada en hospitales, en cirugías, en casos de cáncer y bajo la supervisión de un médico. No hay manera de utilizar el fentanilo de manera segura fuera de lo que es un hospital. 
 
“Entonces, la ley que yo quiero pasar es una ley a nivel federal que dice que el que venda fentanilo va a ser acusado de asesinato o intento de asesinato porque él que te venda una pastilla de fentanilo lo que te tratando es de matar. Es imposible utilizar el fentanilo de una manera que no sea letal. Es un veneno. Simplemente lo es. Es una de esas cosas que solamente se pueden utilizar en un hospital. 
 
“Así que yo lo que estoy promoviendo es una ley que dice que si a alguien lo arrestan por vender fentanilo, lo van a acusar intento de asesinato. Porque vender eso es como vender veneno. Es una crisis muy grave la que estamos viendo. Una que está inundando el país a través de la frontera y también por Internet. Esta droga viene de China, viene de México, los cárteles, los narcotraficantes, han entrado en ese negocio y uno se pone a pensar que esto posiblemente, en mi opinión hay que investigar esto, porque posiblemente es un esfuerzo diseñado para destruir a este país. 
 
“El inundar a este país con droga, matar a nuestros jóvenes, el crear un caos social y cultural en este país. ¿Qué es lo que está haciendo? Está acabando con las familias, con los matrimonios, con las comunidades. Es una pandemia letal para el país y para nuestro futuro”.
 
Sobre la inflación abrumadora bajo el gobierno Biden
“Una de las cosas que está contribuyendo a la inflación, desafortunadamente, es que esta administración de Biden y los demócratas no permiten la exploración de nuevos recursos para el petróleo, gas natural, etc. Entonces, cuando uno no tiene, no está produciendo petróleo, tiene que comprar del mercado. Como todo el mundo. 
 
“Además, si muchas personas están utilizando algo y hay menos disponibilidad de ese producto, va a costar más. Es decir, si la demanda sube y no tienes el equivalente, entonces lo que vas a tener es una alta en precio y eso es lo que hemos visto. Entonces cuando el precio del combustible sube, el precio de todo sube, porque sube el precio del combustible. 
 
“¿Y por qué ha bajado? No tiene nada que ver con Biden. Ha bajado por dos razones: Primero, porque [Biden] ha utilizado las reservas de este país, que son reservas que ahora hay que reemplazarlas a un precio más alto, una reserva que está supuesta a estar ahí (por si hay un huracán o una guerra, una emergencia) para utilizar las reservas. Eso van a tener que reemplazarlo comprando petróleo a un precio más alto de lo que se compró cuando esa reserva se creó. Segundo: estamos dependiendo de otros países. Incluso le ha dado poder a los países de Medio Oriente y también a Venezuela. 
 
“Estamos comprando muchas cosas que son hechas en fábricas en China, entonces eso le da un poder a los chinos increíble. Eso no solamente les está dando dinero, les está dando trabajo, les está dando poder sobre nosotros. Ellos pueden amenazarnos. Una de las cosas que yo me he enfrentado, por ejemplo, es que el 88% de las medicinas genéricas en este país empiezan siendo producidas en China cuando eso antes se hacía en Puerto Rico que como bien sabemos es parte de EE.UU. 
 
“Esa industria hay que traerla de nuevo a EE.UU., porque si no le estamos entregando un poder a China y a esos países para que un día nos digan ‘bueno, si quieren oponerse a nosotros, simplemente no les vamos a proveer más medicinas’, por ejemplo. 
 
“Así que esas dos cosas están relacionadas. Eso lleva a los altos precios de hoy, pero mañana también nos lleva a un peligro mortal al país en un momento de conflicto”.
 
Sobre el tema migratorio
“La legislación en el 2013 no era perfecta. Desafortunadamente, había que mejorarla. Y los demócratas no querían mejorar la seguridad. Pero sí te puedo decir que si esa legislación se hubiera convertido en ley cuando Trump fue presidente, hubiese tenido $30 mil millones de dólares para construir no solamente un muro en la frontera, sino también otras medidas de seguridad. 
 
“En fin, le estaba pidiendo $4 mil millones y hubiera tenido $30 mil millones. Es una cosa irónica, pero el problema era muy distinto en aquel entonces. Estábamos hablando de 10 o 11 millones de personas que habían estado aquí más de diez años. Ahora estamos hablando de casi 20 millones en los últimos años. En menos de dos años han entrado a este país ilegalmente más de 2 millones de personas. 
 
“De esos 2 millones de personas no sabemos en dónde está la gran mayoría, solamente 200,000 o 300,000 personas están bajo algún tipo de monitor. Los demás, están esperando a que se pongan en contacto con ellos en cinco o seis años para una audiencia. ¿Y entonces qué pasa? Eso crea la percepción en países de todas partes del mundo que hay una administración que no está implementando las leyes y que a los Estados Unidos uno puede entrar fácilmente, sin problemas, ilegalmente y quedarse.
 
“Hay un incentivo para que más personas vengan. Todos los días están entrando a través de la frontera sur, tres, cuatro o 5,000 personas de manera ilegal--de lo que sabemos. Porque esas son las personas que se entregan a las autoridades, porque saben que las autoridades los van a procesar y van a dejarlos en libertad. 
 
“También sabemos que hay personas que entran, que no sabemos que entraron…aquí hay imágenes de personas que cruzaron y que nunca se entregaron, así que no sabemos la cifra. Entonces han creado una crisis en la frontera y esa crisis la pagan dos o tres estados y varias comunidades que tienen que enfrentar el peso de todo lo que trae eso. 
 
“Uno siempre simpatiza porque entiende el sufrimiento de esos pueblos, lo entiende, pero por otra parte tenemos una responsabilidad hacia nuestro país también. Ningún país del mundo, de manera ilegal e irregular puede aceptar a miles de personas”.