Sala de Prensa

Washington, D.C. — El senador estadounidense Marco Rubio (R-FL) habló con Carla Angola de EVTV Miami anoche sobre los potenciales despliegues de militares rusos en LATAM, sobre la amenaza en nuestro hemisferio, sobre la amenaza de una potencial invasión de Ucrania, sobre la magnitud de la crisis venezolana y sobre obre si el tema de Venezuela es una prioridad para la administración Biden. 

Sobre los potenciales despliegues de militares rusos en LATAM:
“Significa regresar a la época de la Guerra Fría, en la cual habían tropas militares rusas en el hemisferio, especialmente en la isla de Cuba, a 90 millas de nuestras costas. No creo que sea una amenaza sin [fundamentos]. El argumento de Putin es que la OTAN está presente en sus fronteras y que es una amenaza directa a Rusia. Pues entonces [en el pensamiento de Putin no es] fuera de lo lógico que ellos quieran estacionar--como represalia--tropas militares en el hemisferio. Obviamente los países claves para eso serían Cuba y Venezuela. Y te digo, también, hay que hablar de Nicaragua. 
 
“Creo que de los tres países Nicaragua es el más probable, porque ya Nicaragua abiertamente ha invitado a los rusos a tener un estacionamiento militar [en su país]. En el tema de Venezuela y Cuba, no creo que le puedan decir no a Putin pero creo que se van a medir un poco porque ambos regímenes quieren--esperan y tienen la esperanza--que Biden haga un arreglo con ellos en algún futuro. Ellos tienen esa esperanza y sospecho que hay individuos en esta administración que están mandando mensajes a La Habana y a Caracas--a esos regímenes--que hay posibilidad de una apertura de relaciones con ellos si se aguantan después de las elecciones del 2022. Pero al final del día, si Putin dice ‘yo quiero mandar tropas a Cuba, quiero mandar tropas a Venezuela y quiero tener tropas en Nicaragua’, ni Venezuela ni Cuba le van a poder decir que no”.
 
Sobre la amenaza en nuestro hemisferio:
“Bueno, en términos de Colombia ya este problema existe. Sabemos, y sospecho que, van a haber esfuerzos de parte de fuerzas cibernética y de inteligencia del gobierno de Putin de interferir en las elecciones de Colombia a través de inyectar cosas en las redes sociales y todo lo demás. Obviamente, ellos tienen un candidato favorito y ellos quisieran poder tener un gobierno en Bogotá que se acerque más a ellos. 
 
“Sería para ellos una gran victoria porque le roba un aliado muy importante a EE.UU. y le crea una presidencia en el hemisferio--como ya tienen ese tipo de relación con Nicaragua, Cuba y Venezuela. En términos de EE.UU., eso va a requerir, por ejemplo, traer más fuerzas militares a esta región, que obviamente en un momento en que tenemos problemas con China en el pacífico y lo que está pasando en Europa también sería una carga más a nuestro presupuesto y nuestra capacidad. Yo llevo años hablando de tener contingencia y empezar a agregar nuestra presencia militar en la región por esta misma razón”.
 
Sobre la amenaza de una potencial invasión de Ucrania:
“Yo creo que si Putin hace una invasión de Ucrania, vamos a ver sanciones y así se ha hablado. Pero yo no creo que las sanciones vayan a evitar una invasión. En fin, aunque nosotros del lado de acá vemos esto como algo ridículo que EE.UU. quiera amenazar militarmente a Rusia, él se lo cree y él se cree que es inaceptable que Ucrania en un futuro sea base de operaciones militares de EE.UU. y él está diciendo algo muy claro, ‘O ustedes firman un acuerdo que jamás van a aceptar a Ucrania en la OTAN y jamás van a tener tropas militares en Ucrania, o yo voy a invadir. Es la solución: o ustedes lo hacen o yo lo voy a imponer. 
 
“Yo creo que tenemos que prepararnos para la realidad. La gran posibilidad que antes de marzo vaya a haber algún tipo de acción militar por parte de Rusia en Ucrania. No sé si se vayan a tomar el país completo o simplemente lleguen hasta cierto punto. Pero, yo no tengo ninguna duda que esa es la gran posibilidad que existe y hay que prepararse para eso. Va a ser un reto bien difícil para los países de Europa, para la OTAN y para EE.UU. 
 
“Aunque tengo muchas diferencias con la administración de Biden, yo quiero que le vaya bien sobre este tema, porque esto implica la seguridad nacional de todo EE.UU. y de este hemisferio. Pero es una situación bastante grave, a la cual no se le está prestando suficiente atención, en mi opinión”.
 
Sobre la magnitud de la crisis venezolana:
 “Una de las cosas más difíciles en todo este tema de Venezuela ha sido explicarle al país, incluso a miembros de mi propio partido--pero especialmente al Partido Demócrata--la importancia de este tema. Esto no simplemente se trata de un tema de DD.HH. y democracia. Se trata de una amenaza a la seguridad nacional de EE.UU., porque hay muchas personas que se burlaban cuando yo decía eso, que esto era una amenaza. Y ahora estamos viendo la realidad en este hemisferio--ahora--en Venezuela están los chinos, los rusos, Irán tienen una base de operaciones donde pueden operar desde la región en contra de nuestros intereses y especialmente en contra de países amigos en la región. Y lo vamos a ver. Ya lo hemos visto y lo vamos a seguir viendo en el tema de Colombia. 
 
“Venezuela es una base de operación para todos esos elementos que quieren desestabilizar la democracia colombiana y al gobierno colombiano y la alianza de EE.UU. con Colombia. Ya lo estamos viendo de primera mano. Esto posiblemente se convierta en una amenaza a Brasil, a Ecuador y a otros países en la región. En el tema de Cuba, que está a 90 millas de nuestra propia costa, le daría la oportunidad a los rusos directamente de amenazar a Miami, a la Florida, a las bases militares, a todas las operaciones que tenemos nuestro estado y a la población de manera inmediata si hubiese un conflicto con los rusos a nivel mundial”. 
 
Sobre si el tema de Venezuela es una prioridad para la administración Biden:
“Ellos lo quieren ignorar. Y te voy a decir porque, ellos tienen un problema político [interno]. Por una parte saben que en el sur de la Florida y en muchas partes de este país hay un gran número de votantes que les interesa mucho el tema de Cuba, el tema de Venezuela y ellos saben que políticamente si ellos hacen una apertura [con el régimen de] Maduro eso les va a costar elecciones en la Florida y en otras partes. 
 
“Por otra parte, tienen una base demócrata de izquierda que realmente en muchos casos simpatizan o han simpatizado en el pasado con el chavismo. Entonces, si ellos son fuertes en contra de Maduro, se buscan una guerra con elementos de extrema izquierda que ahora controlan el Partido Demócrata. Si llegan a hacer una apertura con Maduro, se buscan un problema con los votantes. Entonces, en fin, ¿que han decidido hacer? ignorar el tema, es lo que están tratando de hacer. No quiere decir que el tema latino no sea importante. No quiere decir que el tema de Centroamérica no sea grave porque ahí vemos problemas de inmigración y de drogas y todo lo demás que está ocurriendo. Y obviamente México está en nuestra propia frontera y también es parte del tema migratorio en términos de personas pasando por ese país. Pero que no hayan hablado, no se hayan pronunciado. Yo creo que es evidencia del problema político al que se enfrentan. También, dentro de esta administración hay individuos que no están de acuerdo con la política de Donald Trump--que sigue siendo la política de EE.UU.--pero no con la atención [que se le dio anteriormente]. Ya no se le está prestando ni prioridad ni la atención que se merece o que haya tenido en el pasado”.
 
Sobre las supuestas negociaciones con el narco-régimen de Maduro, donde participa Rusia: 
“Primero, Rusia está en esa mesa--si es que se llaman negociaciones--por dos razones: Uno, porque quieren proyectarse como un poder mundial que tiene influencia en todas las regiones del mundo. Y segundo, porque ellos buscan ayudar a Maduro. La preferencia de ellos es que Maduro siga en el poder y que alguien que esté a favor de la democracia nunca llegue al poder porque ellos tienen sus compañías de petróleo, tienen un muy buen negocio con este régimen. En Venezuela pueden hacer lo que se les dé la gana en términos de espionaje y obviamente la posibilidad de estacionar tropas militares también. En fin, la razón por la que ellos están involucrados en estas negociaciones es porque quieren ayudar a Maduro y desestabilizar a la oposición”.
 
Sobre divisiones internas en la oposición venezolana en contra del presidente interino Juan Guaidó: 
“Eso es muy lamentable. La realidad es que aquí están pasando dos cosas: Primero, sin duda una de las cosas es la ambición personal de los políticos. Ellos quieren ser el presidente interino, ellos quieren ser la figura clave en la oposición y están dispuestos a hacerle daño a la causa de la democracia en Venezuela por sus propias ambiciones.
 
“Por otra parte, también, siempre han habido individuos que están comprometidos. El régimen se les ha acercado y les ha dicho ‘mira, ustedes pueden convertirse en la oposición oficial, hay beneficios financieros también beneficios políticos’. En fin, esa es una estrategia que han utilizado, por ejemplo, en Nicaragua por muchísimos años. Tienen una oposición oficial a la que Ortega--hasta cierto punto--les ayudaba. Lo hemos visto en estas elecciones, en las cuales el candidato de oposición ganó y sabemos que [el régimen] controla el sistema electoral. Ese es el sacrificio que van hacer para poder decirle al mundo ‘hubieron elecciones y ganó un candidato a la oposición’. Ellos están dispuestos a eso porque no cambia nada entre el mundo de la política y [en términos de] quién controla el país. 
 
“Esto es una estrategia muy cubana y la hemos visto en lo que están implementando. Y yo creo que sí, es muy lamentable que haya individuos--sea quien sea--yo no voy a hacer acusaciones porque no tengo evidencia de eso. Pero sí te puedo decir que sin duda hay individuos que dicen ser de la oposición--que tienen arreglos con el régimen o están dispuestos a hacerle daño a la causa de la democracia para poder ayudarse ellos mismos a subir al poder”.