Sala de Prensa

Washington, D.C. — Los senadores estadounidenses Marco Rubio (R-FL) y Bob Menendez (D-NJ), junto a los senadores Susan Collins (R-ME), Jeanne Shaheen (D-NH), Todd Young (R-IN), Chris Coons (D-DE) y Rob Portman (R-OH), reintrodujeron la Ley de Protección de Mujeres y Niños de Centroamérica (S. 2003) para abordar la protección y seguridad de mujeres y niños en El Salvador, Honduras y Guatemala. El proyecto de ley bipartidista busca disminuir y disuadir la violencia contra las mujeres y niños en el Triángulo del Norte y aumentar el acceso seguro de mujeres y niños sobrevivientes de violencia a servicios de apoyo apropiados y coordinados. El proyecto de ley bipartidista también mejoraría el desempeño, la voluntad y la capacidad de los funcionarios del sistema de justicia en Centroamérica, incluidos la policía, los fiscales y el personal de la sala de audiencias, para brindar una respuesta coordinada, multidisciplinaria y centrada en las víctimas a los delitos de violencia contra mujeres y niños.

Rubio es el Miembro de Más Alto Rango del Subcomité sobre Hemisferio Occidental, Crimen Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer.

Menéndez es el Presidente del Comité de Relaciones Exteriores. 

“Me enorgullece reintroducir esta legislación bipartidista que proporcionaría recursos, capacitaciones y herramientas adicionales muy necesarios para las víctimas de la violencia en Centroamérica, que son predominantemente mujeres y niños”, Rubio dijo. “Al aumentar la capacidad de los sistemas de justicia penal y los tribunales de familia en El Salvador, Honduras y Guatemala, EE. UU. estamos apoyando el fortalecimiento de estas instituciones al brindar asistencia, protección y empoderamiento de las familias con objetivos claros para proteger a las sobrevivientes de agresión sexual, violencia doméstica, abuso y negligencia".

“Como una nación comprometida con la protección de los más vulnerables y con la fomentación de la seguridad y estabilidad global y regional, Estados Unidos tiene un imperativo moral y una responsabilidad fundamental de brindar asistencia para contrarrestar los alarmantes niveles de violencia perpetrados contra mujeres y niños en Centroamérica. No podemos quedarnos de brazos cruzados mientras nuestros vecinos más cercanos sufren algunas de las tasas más altas de homicidio - y feminicidio - en el mundo, y persiste la impunidad por la horrible violencia contra las mujeres”, Menéndez dijo. “Al fortalecer los sistemas de justicia penal y la capacidad de los tribunales de familia para proteger a las víctimas, y promover la prevención y la detección temprana en entornos comunitarios y escolares, la Ley de Protección de Mujeres y Niños de Centroamérica de 2021 sienta una base fundamental para el desarrollo social y económico de las comunidades en El Salvador, Honduras y Guatemala”.